FE Y RAZÓN

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est"

Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo

(Santo Tomás de Aquino)


GRAN JUBILEO

PASCUA 2000

Señor Jesús, Hijo del Padre, Tú has resucitado y vives para siempre. Eres nuestro Señor y nuestra vida. Por eso te alabamos y te bendecimos, te adoramos y te glorificamos.

Hoy, Pascua del Gran Jubileo 2000, nosotros, la Iglesia Arquidiocesana de Montevideo, nos consagramos a ti con renovada libertad y con toda nuestra capacidad de amor y de entrega.

Con María, la Virgen, Madre tuya y Madre nuestra, te decimos:

''Hágase en mí, tu Iglesia montevideana, según tu palabra".

Haz que seamos constructores de unidad en la fe y en la verdad, impulsando la nueva cultura de la vida en la civilización del amor.

Haz que seamos, más eficazmente, transparencia de tu solidaridad con nuestros hermanos más pobres y más necesitados.

Haz que seamos promotores de la Nueva Evangelización con el ardor de la fe, el gozo de la esperanza y la fecundidad del amor.

Haz que seamos creadores de familias cristianas en las que todos nosotros, creados a imagen, según la semejanza de Dios, testimoniemos jubilosos la presencia de la familia divina en nuestras familias humanas.

Así, caminaremos todos juntos, por la potencia del Espíritu Santo, contigo nuestro Buen Pastor y con todos nuestros hermanos, hacia el Reino del Padre tuyo y Padre nuestro, Dios tuyo y Dios nuestro.

Porque tuyo es el Reino, el poder, el honor y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

+Nicolás Cotugno, sdb.

Arzobispo de Montevideo


Principal ] Arriba ] [ CONSAGRACIÓN ] POSESIÓN ] FAMILIA ]