FE Y RAZÓN

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est"

Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo

(Santo Tomás de Aquino)


GILBERT KEITH CHESTERTON.

El gran maestro G.K. Chesterton. Recuerdo que en los primeros tiempos después de mi retorno a la Iglesia, la lectura de sus obras me trajo la agradable sorpresa de ver que se podía defender la verdad haciendo reír. Por mi parte, hube de reírme solo muchas veces mientras lo leía, lo cual habrá despertado razonables dudas acerca de mi salud mental en los que me rodeaban. Pero una de las cosas que desde el principio admiré en él, además de su lógica avasallante y sorprendente, y su infinita capacidad de sátira e ironía, fue el hecho de que esa ironía era siempre amable y bondadosa, nunca venenosa ni rencorosa, siempre caballeresca en medio del combate, y más bien abierta a la amistad.

Al enterarme luego de que en la hora de su muerte era amigo de todos aquellos famosos escritores, políticos, líderes religiosos y pensadores ingleses a los que había tratado de "herejes", lo consideré perfectamente de acuerdo con lo que sabía de él por sus escritos.

Y me emocionó saber que el Papa Pío XII, en el telegrama de pésame por la muerte del ilustre escritor católico inglés, le había otorgado el célebre título de "Defensor Fidei" (defensor de la fe) que en otro tiempo un predecesor suyo había concedido al rey Enrique VIII de Inglaterra, por los escritos en que el teológico monarca había combatido el error luterano, antes de que su ciega pasión por Ana Bolena lo arrastrase a desgajar a su patria del tronco de la Iglesia universal. Título que aún figura, según me han dicho, en los billetes de la libra esterlina.

Se puede decir que en la primera mitad de su vida Chesterton fue un librepensador, pero lo complejo y anómalo de su carácter puede apreciarse por el hecho de que efectivamente pensó, y pensó con libertad. Tanta libertad, que al final llegó a la conclusión de que debía dar fe a aquel credo en el que los librepensadores tienen prohibido creer.

En esta página queremos hacer simplemente un sencillo homenaje al que sin duda ha sido uno de los más grandes pensadores y escritores católicos del siglo XX. A esos efectos, transcribimos la versión española del capítulo introductorio de una de sus más famosas obras, "Ortodoxia". Nada garantiza que no hayamos de incluir en el futuro más material relativo a G.K. Pero no resistimos ahora la tentación de copiar bajo estas líneas un pasaje de uno de sus cuentos, en los que puede decirse que retrató, sabiéndolo o no, una buena parte de sí mismo.

"Procedía de una familia de extravagantes, cuyos más antiguos miembros habían participado siempre de las opiniones más nuevas. Uno de sus tíos acostumbraba salir a la calle sin sombrero, y el otro había fracasado en el intento de no llevar más que un sombrero por único vestido. Su padre cultivaba las artes, y la realización de su propio Yo. Su madre estaba por la higiene y la vida simple. De modo que el niño, durante sus tiernos años, no conoció otras bebidas más que los extremos del ajenjo y el cacao, por los cuales experimentaba la más saludable repugnancia. Cuanto se obstinaba su madre en predicar la abstinencia puritana, tanto se empeñaba su padre en entregarse a las licencias paganas; y cuando aquélla dio en el vegetarianismo, éste estaba ya a punto de defender el canibalismo.

Rodeado, desde la infancia, por todas las formas de la revolución, Gabriel no podía menos de revolucionar en nombre de algo, y tuvo que hacerlo en nombre de lo único que quedaba: la cordura."

G.K. Chesterton, "El hombre que fue Jueves".

- Incluimos también:

ALBINO LUCIANI (JUAN PABLO I), un capítulo de su libro "Ilustrísimos Señores" dedicado a G.K. Chesterton

- Y además, un excelente artículo del P. Gustavo Franceschi acerca del Padre Brown, el cientificismo, y otras yerbas.  

- Y además, como diría el Aquinate, un fragmento del libro "Santo Tomás de Aquino, el Buey Mudo", obra maestra, en que un genio del siglo XX hace el retrato intelectual y espiritual de un genio y un santo del siglo XIII.

- Sin olvidar el testimonio del propio Chesterton acerca de su conversión al catolicismo, que es una verdadera pieza de antología. 

- El gran maestro G. K. C. vuelve al ataque. Esta vez con un polémico y controversial aporte acerca de las revelaciones filosóficas de Mr. Thomas Alva Edison, el genio de la electricidad... 

- Agregamos ahora una hermosa reseña de la vida y pensamiento de Chesterton por Héctor Muñoz. 

- ¡Un duelo por motivos religiosos! Lea este fragmento de "La Esfera y la Cruz". 

- El testimonio de los herejes... fragmento del cap. IV de "El hombre eterno" ("The everlasting Man").

- Después de Santo Tomás. Vea lo que sucedió en la versión de G.K.C.


1